Italia ha dado luz verde durante esta madrugada del viernes a un nuevo paquete por valor de 1.950 millones de euros con el objetivo de soportar a las empresas afectadas por las recientes medidas de contención de la pandemia de coronavirus.

El plan de Roma se suma a los estímulos de hasta 100.000 millones de euros que ya fueron impulsados por el Ejecutivo desde marzo para frenar el impacto económico derivado del covid 19.

Actividades económicas

El texto legal italiano contempla recursos por valor de 1.450 millones de euros que van a servir para apoyar a las actividades económicas que operan en las regiones del país con más riesgo y por lo tanto con mayores restricciones en sus horarios comerciales.

El Gobierno ha pedido que el parlamento conceda una desviación de 8.000 millones en el presupuesto

Otros 400 millones de euros irán a los ayuntamientos, para que puedan adoptar medidas urgentes de solidaridad alimentaria, y los 100 millones restantes, al Fondo para emergencias nacionales, con el fin de facilitar la compra y distribución de medicamentos para el tratamiento de pacientes afectados por el virus.

Estas nuevas medidas exigen una desviación del gasto presupuestario que el Parlamento votará la próxima semana. El Gobierno ha pedido que las cámaras le concedan una desviación por valor de 8.000 millones, que servirán para financiar otro plan de ayudas.

El ministro de Economía, Roberto Gualtieri, ha asegurado que este nuevo gasto no modificará las previsiones de déficit para 2020, que se mantendrá en el 10,8 % según los cálculos de Roma, ya que en los últimos meses el Estado ha obtenido mayores ingresos fiscales de los esperados y la economía del país ha vivido una recuperación en el tercer trimestre que ha superado las expectativas.

Estado de alarma todo el año

Ya en el mes de julio, el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, dio por hecho una prórroga del estado de emergencia en vigor hasta el 31 de julio, de tal forma que estará vigente hasta finales de año para garantizar la adopción de posibles medidas frente al coronavirus.

Las autoridades italianas decretaron el estado de emergencia a finales de enero, poco después de que se detectasen los primeros casos de covid-19. En este tiempo Italia llegó a ser el país del mundo con más contagios pero en la segunda oleada ha funcionado mucho mejor que España

Problemas con el presupuesto

El ministro de Economía de Italia, Roberto Gualtieri, calificó este viernes de «inapropiado» el veto que han impuesto Hungría y Polonia al presupuesto de la Unión Europea (UE) para 2021-2027 y al Fondo de Recuperación, y confió en que quede superado en diciembre.

Italia tiene previsto recibir 209.000 millones de euros de este fondo, de los cuales casi 82.000 serán en forma de transacciones y unos 127.000 como créditos

Gualtieri dijo en declaraciones a los medios que la Unión Europea necesita las ayudas de este plan de recuperación dotado con hasta 750.000 millones de euros para recuperarse de la crisis derivada de la pandemia.

Italia recibirá 209.000 millones de euros de este fondo, de los cuales casi 82.000 serán en forma de transacciones y unos 127.000 como créditos.

Hungría y Polonia han bloqueado la aprobación del presupuesto comunitario para los años 2021-2027 y el paquete de recuperación poscovid, con un volumen total de 1,8 billones de euros, tras ligarse la percepción de fondos al respeto del Estado de derecho.

Italia está elaborando sus presupuestos generales para el próximo 2021 y su plan de reformas con el que aspira a obtener parte de las ayudas europeas ya en el primer semestre del 2021, un monto esencial para el país que, según el ministro italiano, llegará «dentro del plazo establecido».

«Estamos trabajando con mucho esfuerzo y estamos hablando con la Comisión Europea y también con otros países», ha dicho.

Paquetes de estímulo

El Gobierno italiano ha aprobado desde marzo varios paquetes de estímulo por un valor total de 100.000 millones que han servido para mitigar las consecuencias de la crisis del coronavirus y a ayudar a las empresas, autónomos y familias más afectadas.

Actualmente trabaja en un nuevo plan de unos 1.400 millones de euros que servirán para apoyar a los dueños de restaurantes y otros comercios que se han visto penalizados por los recientes cierres o restricciones en sus horarios, medidas con las que Roma trata de frenar el avance del coronavirus en esta segunda ola.

Estas ayudas se sumarán a los 5.400 millones de euros aprobados el pasado 27 de octubre también para estos empresarios.

Entre las acciones que el Ejecutivo está estudiando se encuentra una suspensión de las obligaciones fiscales de la que se podrán beneficiar las empresas con una facturación de hasta 50 millones de euros que hayan sufrido pérdidas de al menos el 33 por ciento.

El Gobierno tendrá que aprobar una nueva desviación del gasto de entre 7.000 y 10.000 millones pero, según Gualtieri, no alterará el déficit previsto por Roma para 2020 del 10,8%.

fuente: Read More