En apenas cinco años España se ha consolidado como el invernadero mundial de la marihuana. Con una demanda de consumo creciente y un aumento de organizaciones criminales, la lucha contra el tráfico de este estupefaciente se ha potenciado: en solo 14 meses la Policía Nacional ha detenido a 3.695 personas e incautado más de 25 toneladas.

Es uno de los principales resultados de la Operación Verde, un dispositivo pionero puesto en marcha en febrero de 2019 por la Policía Nacional, con el apoyo de INTERPOL y EUROPOL, para dar respuesta activa al cultivo y tráfico de marihuana así como al asentamiento en España de delincuencia organizada proveniente de otros puntos de Europa.

Más de 2.000 agentes especializados han participado en este operativo que, en los últimos catorce meses y en diferentes actuaciones, ha sumado la intervención de casi medio millón de plantas de marihuana, 800 plantaciones, 25,6 toneladas y más de 7,6 millones de euros, según informa este sábado la Dirección General de la Policía Nacional. Junto a las abultadas incautaciones, la Policía ha evaluado el perjuicio económico que conlleva la defraudación de fluido eléctrico al realizar enganches ilegales. En total, y tomando en referencia el gasto de electricidad para un cultivo intensivo de alto rendimiento, se estiman que el fraude ha ascendido a 6 millones de euros por trimestre.

Rubén Jiménez, inspector jefe de la Brigada Central de Estupefacientes, explica a Efe la importancia de la Operación Verde impulsada a principios de 2019 después de que golpes policiales contra el cultivo de marihuana en países como Reino Unido, Holanda, Francia, Serbia, Italia y Portugal llevaran siempre a España como punto de partida de la droga. «Las organizaciones criminales europeas compran la marihuana en España a quienes directamente la cultivan, mayoritariamente españoles aunque existen ya redes chinas y de ciudadanos polacos y albanokosovares», detalla Jiménez.

Así, el desmantelamiento de los puntos de plantación y producción de marihuana en nuestro país supone el corte del primer eslabón de la cadena de un fenómeno delictivo internacional. El cultivo de marihuana en España no es nuevo, pero sí ha crecido en los últimos años. Si hace décadas tanto hachís como marihuana llegaban de Marruecos, ahora la producción es nacional, lo que ahorra a las organizaciones traslados de mercancía. Jiménez sitúa en la provincia de Málaga uno de los puntos calientes históricos de la producción exterior por sus condiciones climatológicas que se extienden a otros lugares del sur.

fuente: Read More