El fabricante sueco de redes y equipos de telecomunicaciones Ericsson obtuvo un beneficio neto atribuido de 9.961 millones de coronas suecas (963 millones de euros) en los nueve primeros meses de 2020, en contraste con las pérdidas de 2.207 millones de coronas (213 millones de euros) del mismo periodo de 2019, a pesar del impacto de la crisis del coronavirus.

«Seguimos siendo positivos sobre las perspectivas a largo plazo para la industria y Ericsson. Los resultados hasta la fecha fortalecen nuestra confianza en el cumplimiento del objetivo para 2020», indicó Börje Ekholm, presidente y consejero delegado de Ericsson.

La cifra de negocio de Ericsson hasta septiembre alcanzó los 162.800 millones de coronas suecas (12.260 millones de euros), un 1,2% por encima de los ingresos de la compañía en el mismo periodo de 2019, con un crecimiento del 5% del negocio de redes, hasta 116.600 millones de coronas (11.281 millones de euros).

De su lado, el área de servicios digitales del fabricante sueco de redes y equipos de telecomunicaciones redujo un 8% sus ingresos, hasta 24.700 millones de coronas (2.390 millones de euros), mientras que la facturación por servicios gestionados disminuyó un 9%, hasta 16.800 millones de coronas (1.625 millones de euros), y un 6% en la unidad de negocios emergentes, hasta 4.800 millones de coronas (464 millones de euros).

Deja atras las pérdidas a pesar del covid

En el tercer trimestre, la compañía sueca logró un beneficio neto atribuido de 5.353 millones de coronas (517 millones de euros), frente a las pérdidas de 6.229 millones de coronas (602 millones de euros) contabilizadas entre julio y septiembre de 2019, cuando la empresa asumió un impacto adverso de 11.500 millones de coronas (1.112 millones de euros) por el acuerdo alcanzado por la compañía con la SEC y el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Asimismo, la cifra de negocio de Ericsson entre julio y septiembre de 2020 registró un incremento del 0,6%, hasta 57.472 millones de coronas suecas (5.557 millones de euros), a pesar del golpe que ha asestado la pandemia al tejido productivo.

fuente: Read More